#CómoSalimosDeEsta

Súper EME!: El verano, el sol, el mar, la felicidad y la música

Publicado: 2016-01-15

En el mundo acelerado y consumista en que vivimos, la búsqueda de la felicidad continúa siendo la preocupación fundamental del hombre común. 

No obstante la preocupación citada, es el propio hombre quien la mayoría de veces yerra en la búsqueda del estado de ánimo que conocemos como “felicidad” pretendiendo hallarla en la obtención e incluso acumulación de elementos más cuantificables como dinero y bienes materiales.

Pero para aquellos -los menos- que atesoramos instantes más perfectos y duraderos que los que nos proporciona comprar gadgets nuevos, ropa y accesorios, vehículos, viviendas y otras cosas perecederas, la búsqueda de la felicidad radica en encontrar lugares accesibles y confortables en donde poder descansar y sonreír.

A propósito de sonreír, qué duda cabe que la temporada del año perfecta para hacerlo es el verano; no lo decimos nosotros, lo dicen los estudios científicos. En verano los días son más largos y las noches son más cortas, la gente usa más colores para vestirse, nuestra dieta cambia, practicamos deporte, el mismo calor nos obliga a ser más activos, nuestra percepción propia varia, incluso nos vemos más atractivos. El verano nos trae todos estos beneficios.

Y es aquí donde ingresa el elemento musical a la escena; en este panorama mejorado, la música se vuelve fundamental para el disfrute, para la generación de momentos que contribuyan a alcanzar el status de “felicidad”.

En esa búsqueda eterna, que el propio hombre se empeña en catalogar como compleja (aún cuando no lo es), surge una nueva propuesta musical que parece haber tomado nota de nuestro breve ensayo conductual.

Súper EME!, es una banda de música que utiliza como base el rock para explorar en lo más profundo del corazón de América como continente, el origen de su sonoridad; mezclando el elemento anglo con géneros potentes y rítmicos como el jazz, el funk y el soul; además de la sabrosura de lo latino reflejado en la samba, la cumbia e incluso una exploración netamente local como el uso de ritmos afro peruanos.

Francisco “Pancho” Zeballos en la voz principal, Jair Dávila en la primera guitarra, los hermanos Zavalága: Rodolfo, más conocido como “Fito” en el bajo e Israel en la segunda guitarra, Iván “Kussy” Sotomayor en la batería, Carlos Choi en la percusión, Adrián Briceño en la trompeta y la bella Kristel Herrera en la voz femenina, son Súper EME!, el sueño de adolescente de Zeballos, la visión de Zavalaga, el festival de color y sabor que logra confluir letras que nos tocan el alma y ritmos que nos ponen a bailar.

Y hablando de Zeballos y Zavalaga precursores de este sueño; cuenta la historia que un buen día de febrero, allá por el 2010, Pancho buscaba un lugar donde poder calibrar su guitarra. Recién llegado a Lima, estaba a punto de grabar un demo con otro de sus proyectos musicales, Brandy Chango, cuando el destino puso en su camino a Fito, quien lo auxilió calibrando su guitarra para la grabación. De ese encuentro fortuito surgió una amistad que decantaría en años de trabajo y colaboración juntos y el deseo de apuntalar hacia un mismo objetivo, vivir de la música. Para el año 2012, Pancho había convencido a Fito de unirse a su proyecto denominado Súper EME! produciendo y grabando juntos el tema Reina Insomnia, que luego presentarían al Festival Claro de música, quedando entre los finalistas del evento.

Es a partir de este primer éxito, que tanto Pancho como Fito se animan a producir y grabar un disco y para hacerlo deciden echar mano de los demos grabados por Pancho y trabajar nuevas letras y melodías.

Respira, es el álbum debut de Super EME! y aunque desde su lanzamiento ha sufrido un par de cambios en su alineación inicial, la banda se ha dado maña no solo para conservar su identidad, que se cimienta en esa mezcla rica de géneros que invita al disfrute, sino para mejorar una a una la calidad de sus músicos.

Así tenemos un ensamble poderoso y perfectamente afiatado, que mantiene el equilibrio en el bajo de Fito, explota en la batería de Kussy y nos lleva a la luna danzando en el aire entre los riffs de la guitarra de Jair y los arpegios que fabrica Israel. A su vez, Carlitos Choi inyecta el sabor al momento con el bongo, djembe y cajón peruano, y Adrián, nos llega al corazón y a la cabeza, con solos difíciles de olvidar.

En cuanto a la voz de Zeballos, esta es una voz especial, grave y dulce, al igual que melódica; ella alcanza los agudos correctos y desciende a los niveles deseados para crear ese ambiente ideal para los sentidos, en donde los placeres más sencillos como oler, tocar, sentir, besar, pueden ser la clave de la tan anhelada felicidad.

Es innegable que Pancho conoce sus fortalezas y debilidades y navega sin problemas por los once temas de su propia autoría, en los que también intervino Fito en la creación e Israel en los arreglos ofreciéndonos un repertorio de lo más variopinto, en el que se incluye la voz femenina de Daniela Durán, que en la actualidad y en los shows en vivo, ha sido sustituida por Kristel Herrera, el complemento perfecto de Pancho.

No obstante el análisis musical, la lírica posee un lugar especial en la banda. Las letras de los temas guardan conexión lógica en lugares puntuales y comunes, tales como las referencias geográficas (el vocalista es del sur del país):

Yo sólo quiero un poco de tranquilidad                                           
unos canutos y después me voy pal mar,                                                
el sur me llama, la frontera y el sillar                                                         las calles, la gente, el ritmo que prende                                                  
 
y esas nochecitas poco prudentes.

Y cómo no, el elemento estrella, el mar:

Guapa múdate conmigo, vamos a Boca del Río,                        
 
que como dice la canción,                                                                        en el mar, la vida sabe mucho mejor…

O quizás:

Caramelito, corazón de león te deje la luna para la noche                    tengo las olas, tengo la arena y el sol para entretener tus calores.

Nada deleznable citar esfuerzos más reaccionarios como el de Mi Ciudad en donde incluso la rebeldía es divertida, relajada como el rock/pop con elementos de jazz de Súper EME!:

Los santos a los que encomiendo el corazón                        
renunciaron a ser una institución,  
son distinguidos marginales.            
No voy a ser víctima de su sin razón,                                                         vivir en las cloacas siendo un león,
anestesiado por cobardes. 
Es que a veces todo es absurdo y sin sentido en mi ciudad  levantan tantos muros para el gran vacío y la verdad                                          prefiero ser un indecente y no un “don”                                                
o el tipo que no dormirá en un colchón,                             
 
incompetente en el mercado, inelegible desde preselección.

Y entre el verano, el sol, el mar, la felicidad y la música, hemos escogido cinco de los temas de la banda, para demostrarte que Súper EME! la conoce y sabe cómo hacernos sonreír. En palabras de Cachina: Sácala…ya suena!

Puerto Claridad

El primer single de la banda, desfiló en la programación de MTV Latino el verano pasado y alcanzó gran nivel de popularidad por la lírica del tema que recoge un problema social de particular relevancia por nuestros días: El bullying.

Musicalmente hablando, creemos que es el track menos arriesgado del disco por la fórmula pop que emplea, pero quizás el mejor logrado (equilibrio entre el tratamiento de la lírica y la melodía) por eso comprendemos que haya sido elegido como primer sencillo.

Un tema rock/pop con un set básico (guitarra acústica/batería/teclado) en donde el elemento cuerda es elevado a la cuádruple potencia en un intento por sonar lo más orgánico posible con la poderosa participación de los violines; argumento musical, que guarda absoluta relación de coherencia con la letra sentida, doliente y finalmente esperanzadora de la canción, en donde el hombre libre, luego de navegar en el mar oscuro de sus propias inseguridades, finalmente llega a Puerto Claridad.

Hoy el viento sopla a Puerto Claridad,                                               
me voy de la ciudad.                                                                                   
El corazón late y los hará temblar,                                                         vamos a despegar.                                                                                      Los pasos perdidos por la libertad                                                          hoy caminan en par,                                                                                     el tiempo soñado en probar la verdad,                                                      hoy juega a despertar.

Y en aquel despertar, llegar a la orilla es volver a nacer:

Para ver sin temer, para ser,                                                                     para olvidarnos de parecer,                                                         
porque fue, porque no es,                                                                    
 el silencio se puede romper.

Oye guapa

Con Oye guapa, ya entramos a lo bueno. Este latin pop con marcada influencia reggae y arreglos de jazz, guarda el misticismo de una tarde verano en la costa sur del Perú. A pie, andando por el malecón, con la brisa golpeando nuestro rostro, nos despedimos del sol, en un adiós que evoca el momento que nos separa del ser amado, interponiendo entre nosotros, un océano de por medio, dejándonos de recuerdo, un suspiro.

Las canciones son serpentina en un rincón                                          
 
y los latidos de mi corazón, una procesión.                                      
Los jardines quedaron tristes sin tu flor…

Queda intacta la promesa de un sunset de a dos, de días llenos de carpe diem, de mañanas divertidas, tardes relajantes y noches inolvidables, de fogatas, peñas y balcones.

Oye guapa aún sigo esperando tus cuentos                                   
 
y sigo alucinando con tu voz al teléfono;                                               
sé que te debo tardes en mi habitación,                                                     pero nos debemos febrero en un balcón frente al malecón.

Producto de la imaginación y el calor, los sentidos se exaltan, la temperatura aumenta, la apuesta se redobla y el ritmo estalla en un desenlace donde los vientos se roban el show: saxo, trompeta y trombón, en arreglos de jazz, nos seducen mientras Pancho nos canta al oído y la voz femenina ríe complice.

Guapa múdate conmigo, vamos a Boca del Río que yo mismo soy.    
Me conozco cada peña, tú podrías ser mi dueña,                                   seré tu perro…                                                                                      Caliente!  me pones al verte en tu vocho verde volador.                      
Con un poco de tu reggae la frontera,                                                    
a mi me sabe mucho mejor.

Tu sabor

En el universo Super EME! las baladas jamás podrán ser aburridas, porque el lienzo musical sobre el que mezcla la banda es tan amplio, que son altas las posibilidades de transformar el romance en reggae, e incluso en hip hop.

Tu sabor inicia tímidamente con el punteo de la guitarra acústica y la percusión menor. Una historia de dos que parece haber quedado inconclusa, nostalgia que se apodera de todo, incluso del aire y deseos irrefrenables de volver a vivir instantes soñados, momentos de felicidad.

Sé que nunca imaginamos escapar,                                                 escapar de las calles de nuestra ciudad,                                               pero el tiempo apremia, ya no hay lluvias eternas                                       sólo garúas pasajeras que nunca bastarán.                                     
No nos dimos cuenta y el cielo se hizo gris,                                                tan gris que no recuerda sus noches en abril,                                      pero el tiempo apremia, ya no hay lluvias eternas                                sólo garúas pasajeras que nunca bastarán.

El ritmo cadencioso del reggae nos atrapa de principio a fin y nos dejamos arrastrar por él, sin oponer resistencia y cuando estamos lo suficientemente ensimismados, la percusión menor alerta que hay cambio en el frente e ingresan los pesos pesados a dar batalla: la batería y un invitado especial que hace que el riddim se dispare al cielo, Diego Taboada vocalista de Por Hablar.

Podría haber tenido un día muy difícil hoy,                               
pero cuando llego a casa y veo tu sonrisa amor                                 olvido todo y me siento feliz you look so sexy como la primera vez que te vi y es así,                                                                                        
Cómo me tienes, qué no lo ves?                                                           
 
sólo quiero lamerte de la cabeza a los pies y saborear tu piel y disfrutar tu olor hoy no quiero tomar,                                                             
 
sólo quiero embriagarme de tu sabor.

Bienvenida

Una versión carioca de la banda, es este tema en bossa nova que llega a clímax de samba en los estribillos y coros. Bienvenida es una canción especial, en donde hay una clara intensión de dejar brillar la melodía y los arreglos, por encima de la lírica, haciendo del fraseo el complemento perfecto para la canción más arriesgada del disco.

Mujer, que es lo que vas a hacer                                                       viviendo cada segundo como si fuera el último tren;                                                porque sabes que en verdad nada está bien,                            que no es tu camino.

Como un elemento propio de los ritmos brasileros, las cuerdas son el eje musical del tema, en donde un protagonista con rol secundario es el teclado, que en el caso de Bienvenida sirve para aumentar el volumen del impacto musical del golpe rítmico.

Yo sé que en las madrugadas no descansas                                      
y en tus calles veo peligro entre tanto vino tinto                                      
 
y si te diera a elegir preferirías estar aquí                                calentándote conmigo en nuestro eterno domingo.

Hacia la mitad de la canción, un breve intermedio con sabor a Jamaica, quiebra la línea sensorial del tema, al compás de la batería y la percusión:

Bienvenida a mi mundo                                                                   
a este viaje que no para                                                                               con destino otra galaxia.                                                                    Bienvenida a mi mundo                                                                                     tú y yo sabemos que escaparse viene bien 

En el colofón, un notable solo de guitarra, que parece tejer entre sus notas musicales, las intenciones de seguir jugando a mezclar en la paleta de colores; entonces, el bossa nova se transforma en un pop melódico, en el latin pop de Súper EME!.

**Bonus Track: CACHINA**

Como lo dijimos antes, Super EME! a echado mano de muchos géneros musicales para construir RESPIRA, su primer disco y por supuesto, no podía dejar de lado los ritmos peruanos. Aquí la acuarela afro peruana de su último lienzo: Cachina.

Próximas Presentaciones:
29 de Enero: Victoria Bar (Barranco)
26 de Febrero: Bolognesi 602 (Barranco)

Escrito por

Kreuza del Campo Gaete

Nadadora amateur en un mar de letras y surfer de olas musicales. En twitter y en instagram @kreuzapop


Publicado en

Música Mía

A través de mi visión de la música, te invito a emprender un viaje juntos por este maravilloso mundo.