nueva repartija

Los Swing Original Monks: La banda de la mezcla que alimenta

Publicado: 2016-01-29

En el centro del mundo, con el nacimiento de una nueva década, un singular orden musical se instaura en el planeta Tierra. Provenientes de lugares lejanos, algunos de latitudes menos septentrionales, los autodenominados “Monos Monjes del Swing”, llegan hasta nuestros oídos desde el país de las tortugas gigantes, los patacones fritos y los volcanes y llegan para quedarse; haciendo gala de un vasto derroche de energía y una mezcla frenética y gozoza de géneros musicales que no da para uno, sino para varios análisis.

Allá por el 2010, un grupo de jóvenes curiosos atraídos probablemente por el magnetismo de Quito y la imaginaria línea que divide al mundo en dos, deciden dejar atrás el concepto convencional de música hasta el momento conocido y apuestan por formar ese híbrido sonoro, combinado con artes escénicas al cual conocemos hoy en día como Los Swing Original Monks.

Los Monks son Gabriel Baumman (Ecuador) alias “Mr. Bumbass” y Nathalia Madrigal (Colombia) alias “Juana” en las voces, Sebastian Wasner (Austria) más conocido como “Locopaxi” en los synths y loops , Ilan Greenfield (Estadounidense) “El Guayaconewyorkino” en las cuerdas (guitarra, violín), Alvaro Obadía (Venezuela) “Alvarín” en la guitarra y los ecuatorianos Steph Viteri en el bajo, Gonzalo Fernández “Zongo” en la batería, Daniel Bitrán en el clarinete y Santiago Jiménez en el saxofón.

Bajo este prisma cultural, la melodía de los Monks sabe a universo entero, sin dejar de pertenecer a Ecuador, a su tierra y a su suelo. Del mundo, desde el centro del mundo, de adentro hacia afuera como un ser que respira, como un corazón que late, las letras de la banda atraviesan costa, sierra y selva girando en Latinoamérica; luego se mudan a Europa contagiándose de intensidad de los Balcanes y  a Estados Unidos  dejándose llevar por la libertad de su beat electrónico y finalmente recalan en África, lugar del que extraen la energía y el sabor de la fiesta interminable que arman en cada show.

Como ya dijimos, los Monks no son solo música, sino un proyecto integral que logra conjugar la música con las artes escénicas, por lo que cada puesta en escena de la banda pareciera arrancada de un libro de estampas surrealistas. La naturaleza y el hombre, el ritmo, la lírica, el sexo y el género en una banda con vocalistas hombre y mujer; aquí todo coexiste en igualdad de condiciones, todo se fusiona.

Y si de fusión se trata, el álbum debut de la banda es una oda a la mezcla que funda y crea una materia nueva. Embelesados con el efecto aglutinador del Mono/Monje, los Monks decidieron bautizar a su primer álbum con el nombre de: “La Santa Fanesca” en honor al noble plato de la culinaria ecuatoriana que se consume únicamente en Pascua y que es la mezcla de doce ingredientes, muchos de ellos granos y que tiene su origen en la forma de vida de los antiguos habitantes del Ecuador.

Al llegar los españoles, en una práctica recurrente por aquel entonces, avasallaron todo vestigio de fe indígena y culto pagano, convirtiendo incluso las costumbres culinarias del pueblo indio en motivos de conmemoración religiosa. Así, la fiesta del Muchuc Nina -Día del fuego nuevo- que se celebraba en marzo, fue reemplazada por la Semana Santa y la Fanesca andina, empezada a relacionar con los días de penitencia del catolicismo.

Quinientos años más tarde, Swing Original Monks es el resultado de ese choque cultural, que en Ecuador como en muchos países de Latinoamérica, implicó también, el adoptar a África como una influencia ineludible musicalmente hablando, por ser aportante de un gran grupo cultural que hasta la fecha habita principalmente sus zonas costeras (marimba y bomba).

Diferente situación se dio con la influencia europea; la banda en sus melodías ha recogido y se ha interesado por géneros tan variados como el gypsy jazz y la música balcánica y ha sabido ampliar el horizonte hasta recoger lo mejor de los nuevos géneros musicales que no tienen fronteras, como la electrónica (beats, loops y synths), así como revalorar el rock, pop, reggae, dance, rap, merengue y cumbia.

Tres años después del debut oficial de La Santa Fanesca (2013), los Swing Original Monks estrenarán una nueva edición de su primer hijo producida y grabada nada menos que por el nuevo Rey Midas de la escena Indie latinoamericana, el señor Eduardo Cabra (Visitante de Calle 13). Esta versión incluirá además de los diez temas del disco original, siete nuevas canciones, entre ellas Fiesta Popular, material no incluído en el disco, pero que fuera lanzado por la banda tiempo después.

La Santa Fanesca, a pesar de su contundencia, dejó a más de uno con ganas de repetir plato, prueba de ello es la campaña de ‘crowdfunding’ iniciada a fines de octubre del 2015 por los Monks, que logró reunir en aproximadamente dos meses, un total de $ 13,500.00 USD (trece mil quinientos dólares) en aportes y que sirvió para poder editar el material producido por Eduardo Cabra, que promete consolidar a la banda, que a la fecha viene girando en América del norte y Europa con mucha frecuencia.

Grita pregonero

Si La Santa Fanesca es el título perfecto para: “La banda que lo mezcla todo”, podríamos decir que Grita pregonero resulta una especie de mantra al interior de Swing Original Monks; se trata de vivir, de gritar, de sentir, de empezar a entrar en contacto con nuestro lado más salvaje, que por salvaje y primitivo, resulta ser el más puro estado del hombre. Si nacimos gritando, entonces porque debemos vivir callándonos?

Grita pregonero no te quedes en silencio,
el poder de las palabras está rompiendo el misterio.
Que se escuche hasta bien lejos lo que tienes pa gritar,
que no te callen los locos los que quieren inventar

Esta pieza de música balcánica con arreglos en merengue, enérgetica y poderosa descansa fundamentalmente en la presencia del set de metales: trompeta y trombón, apuntalados con precisión por el violín, mientras la percusión juega una y otra vez con nuestros corazones, los pone a vibrar, a brincar en el sitio, seduciéndonos con el punteo de la guitarra eléctrica de Alvarín, dejándonos en trance.

Que no se callen los locos,
que no se callen los locos,
que no se callen los pocos,
que están bien del coco .

Hay más tinta en mi, hay más tinta en mi ,
no me deje así, ay no me deje así .
Hay más tinta en mi, hay más tinta en mi,
no me deje así, no me deje así, ay no me deje así

Y durante el viaje, es Mr. Bumbass quien dirige la nave, pues hemos caído hipnotizados ante su despliegue corporal sobre el escenario, su voz impostada, ante su demencia exquisita.

Qué? qué quieres tú? quieres ají?
yo te pongo un poroto con son
te prendo la emoción
battery para electrocutar
tú brinca y trepa acá
que si tienes algo que decir
basta ya de preguntar
altoparlante para gritar

Caminito

Si Mr. Bumbass robó el show en Grita pregonero, Caminito se erige como el tema en el que Juana es la reina absoluta de la fiesta. El tema es una bomba ecuatoriana con arreglos en cumbia y con una intro al son de los andes, en base a guitarra acústica, tambor y raspadores, en donde son los vientos quienes cobran protagonismo.

Un saxofón sintetizado, nos guía a través del campo y por la montaña, en un viaje en el que coexisten los ritmos modernos y el sonido del ande.

El caminito se va, se va por ahí y no vuelve
el caminito se va, se va por ahí y no vuelve,
el que se regresa a ver, se lo llevará la muerte
el que se regresa a ver, se lo llevará la muerte.

Voy a contar a mis nietos todo lo que he caminado
voy a contar a mis nietos todo lo que he caminado,
y por más que pase el tiempo no me quitan lo bailado
y por más que pase el tiempo no me quitan lo bailado.

La dualidad del ritmo empleado se ve reflejada en la figura de su vocalista. La Juana es la conjunción perfecta del elemento mestizo; abraza el sentimiento del ande sin dejar de lado una imagen moderna.

Las calles de piedra, las verdes laderas del imponente Cotopaxi y una canción que habla de la vida y sus vicisitudes, son un homenaje a Quito y aquellos lugares que aún conservan intactos su espíritu, el mismo que refleja la sonrisa amplia de Juana bajo el cielo azul de la capital ecuatoriana.

Yo me dejo ir, como el arroyo
yo me dejo ir, como el arroyo
a donde me lleve, no me armo rollo
a donde me lleve, no me armo rollo.

Y yendo de pueblo en pueblo fui a parar a la ciudad,
todos somos barrio, este es el calvario,
todos somos barrio, este es el calvario.

Tucán

Siguiendo con los simbolismos, Tucán es una pieza experimental de música balcánica en donde los Monks dan cuenta de todos los destrozos que cometieron los españoles cuando llegaron al “Nuevo Mundo”: saqueos, abusos, imposiciones y toda clase de atropellos tuvieron que sufrir los indios ecuatorianos y el resto de indígenas de Latinoamérica, por conservarse en una tierra en la que hoy por hoy, muchos de ellos viven de invitados. Una historia de dominio y exterminio, que lejos de haber quedado en el ayer, se repite día tras día.

A comprar! comprar! comprar es la lógica!
y nombrar! nombrar! nombrar? paradójico!
la tierra! la tierra! la tierra! la tierra!
no es de nadie y menos de alguien, oye no me la arranches!.

Antes dios mediante no te llevaste los andes
aunque te lo cante no creo que el parlante aguante,
mi voz es de hierro, acero oxidado compañero
pa decirlo subo al cerro y grito con todo al otro lado.

Musicalmente hablando este ska electrónico que por momentos posee el ritmo vertiginoso de un rap, es en su mayoría un conjunto de sonidos melódicos con los que Mr. Bumbass expresa su desagrado, mientras entre línea y línea la verdad sale a flote.

Pa qué se entretienen si no tienen ni pa calzón,
a partir de loma entera te partís el lomo
popa es bomba es capaz de te estocar a la redonda
con que mate a uno ya te deja la fecunda
por atrás entre nomás entre lo antes
por adelante mete el culo y mande
que no tengo más de un báculo toca apuro avante.

Pon pon pon y bate que culata empaque el maqueño
no meto el leño si no afloja estopa más empeño
ay el caprichito del hondo mame el oso
no me lo mate no me lo mate no me lo mate a hermoso.

Busca si no te dice quédate quietito,
papito no te amago yo la hago y que te lo quito,
a tum maraca tum maraca tum maraca monta,
no quemaste boca ven sé parte de la loca pieza
a brlrlrlrlrluuaaa... jajaja.
Esto ya hace rato que se no fue de la cabeza.

Cierra la canción, esta especie de vómito de palabras, una reflexión cortita y sencilla que pega fuerte…

No me digas que mi tierra es un mierdero,
salgo del potrero y voy a explicarte quien es el culero,
 no sin antes elogiarte, tienes una tierra hermosa.

Qué lindas flores y rosas ah!
ay qué lindas flores, qué lindas flores.
Pero dime una cosa extranjero,
de dónde sacan la materia prima ah!?

Los 40

Hemos dicho que los Monks nacieron de la fusión de la música y las artes escénicas; pues Los 40 parece una pieza teatral más que un tema musical, una comedia satírica en donde los minutos del reloj de la vida avanzan sin piedad.

A los 9 meses empecé a caminar
al año y medio a manipular,
a los 3 me creía dueño del mundo
a los 4 ya era todo un facundo,

A los 5 aprendí a leer y escribir
a los 8 aún no tenía qué decir,
a los 10 descubría el amor
a los 11 había sido un error.

Un gypsy jazz en el que la batería y la guitarra eléctrica sirven de base musical, para el set de metales sobre el que giran una y mil veces la pareja estelar. Frente a frente, Mr. Bumbass y Juana en un contra punto de experiencias agrias asociadas a la edad y el envejecimiento, con la trompeta de fondo, agonizando como la juventud de los dos primeros.

Aguáitate un ratíco
a ver, cómo te explico compañero…
por más que exista el segundero
el tiempo corre sin compás... ¡ja!

De gana te complicas la vida
haciendo un tríptico de circo,
a un simple drama singular.
Que si se muere el minutero
el tiempo no se va parar... ¡na!

Hay quienes quieren creer que entre los veinte y los cuarenta años de edad no existe una década de diferencia, se es joven o se es viejo, no hay espacio para la tercera década de vida, no hay intermedios.

Yo no quiero llegar a los 40 sin pasar por los 30
tener 20 con 50 de experiencia... para qué tanta excelencia?
yo no quiero llegar a los 40 sin pasar por los 30 jajajaja
tener 20 con 50 de experiencia, crecer es una ciencia.

Fiesta Popular

Fiesta popular es un tema que no fue incluído en La Santa Fanesca, pero que fue lanzado tiempo después de que saliera al mercado el primer trabajo musical de los Monks. Y al frente de nuevo, el elemento balcánico en su máxima expresión, esta vez con el desencadenante del saxofón soprano que enciende la fiesta.

Son las 5 de la mañana, gallos cantan y campanas
desde temprano hay bailata y serenatas dan lugar,
se rebela la amargura, se prohibe la mesura
se castiga si el espíritu no sale del hogar .

La fórmula se repite, pero si algo hemos aprendido de oír a los Monks, es que con ellos nada podrá ser un sonido puro, así que esta vez el punteo de la guitarra eléctrica genera una atmósfera más pegada al gypsy jazz, una brincadera muy gozosa y prendida. Completan la alineación oficial, los metales, el bajo y la batería.

Aaay la balanza se rompe,
ya no hay que medir, ya no hay que pesar
ya no hay que fingir, ya no hay que callar.

Esta Fiesta popular es un retrato bastante cercano y divertido de lo que en la actualidad son los festejos de Nuestra Señora de Guápulo en Quito. Año tras año, miles de creyentes celebran durante los primeros días de setiembre estas fiestas mitad religiosas, mitad paganas en las que las calles son tomadas por comerciantes, bailarines, brujos, músicos y público en general.

Inviten a los más ricos, a los pobres y mendigos,
los nobles o insalubres, aquí no hay clase social.
Inviten a todos los santos, los diablos, los espantos,
payasos, perros, gatos no se pueden demorar.
Fiesta popular, la comparsa, la orquesta, el castillo va a estallar.

Y si les gusto el “Chaufañol anglo andino” de los Monks, no dejen de seguirles la pista, en las redes sociales, ya que pronto vuelve La Santa Fanesca, en su versión más power, para alimentar a todos aquellos que se quedaron con hambre la primera vez.


Escrito por

Kreuza del Campo Gaete

Nadadora amateur en un mar de letras y surfer de olas musicales. En twitter y en instagram @kreuzapop


Publicado en

Música Mía

A través de mi visión de la música, te invito a emprender un viaje juntos por este maravilloso mundo.